info@motoiservices.com

5 consejos para mantener tus frenos como nuevos

5 consejos para mantener tus frenos como nuevos

Recientemente he estado viendo una gran cantidad de problemas con los sistemas de freno, principalmente el delantero, en motocicletas de los años 2002-2008, y menciono lo del año porque no es por casualidad.

El sistema de frenos (tenga ABS o no) necesita de un mantenimiento periódico para mantener sus prestaciones de frenado (como cuando la moto era nueva) y sobretodo, para darnos la seguridad de que podremos reducir la velocidad cuando nosotros queramos (y no encomendándonos a la virgen como en muchos casos).

Y cuando hablo de mantenimiento no me refiero a sustituir las pastillas de frenos antes de que su soporte metálico se coma el disco o a cambiar el líquido de frenos (que también), me refiero al resto de componentes sujetos a deterioros y desgastes debido al uso y al tiempo.

También recientemente he escuchado quejas acerca de la falta de potencia, cuya «solución» parece ser siempre la sustitución de piezas por otras aftermarket (seguramente de mayores prestaciones iniciales que el equipamiento de serie) pero… ¿es esa inversión realmente necesaria? Lógicamente, si lo que se busca es que ponga Brembo en las pinzas entonces si, es necesaria (cuidado con las copias asiáticas!), pero si lo que se busca es que el sistema trabaje como el primer día, entonces… estamos pagando más dinero del que deberíamos.

Comencemos por el principio….

Mantenimiento del fabricante

Cuando nos compramos una moto nueva (o usada) suelen darnos el manual del propietario. En él hay un apartado dedicado al mantenimiento MÍNIMO necesario para que todo funcione correctamente. Y hago incidencia en la palabra MÍNIMO porque muchos creen que es un máximo, pero no es así.

Dentro de este mantenimiento mínimo, y refiriendonos al sistema de frenos, se indica que debe sustituirse el líquido de frenos cada dos años (generalmente todos indican ese periodo aunque puede variar de una marca a otra) y los componentes de goma (latiguillos, kit de reparación de la bomba y guardapolvos y retenes de los pistones de pinza) cada cuatro o cinco años aproximadamente. Y es aquí donde falla la cosa: todavía no conozco a nadie (aparte de mi mismo) que lo haga puramente como mantenimiento «preventivo».

Y es así, esas piezas suelen cambiarse (si es que se cambian y no se sustituye el equipo por uno aftermarket) solo cuando falla. Y a veces, cuando falla, es demasiado tarde!

Líquido de frenos

El líquido de frenos debe sustituirse cada dos años, si o si, aunque no se haya utilizado la moto durante ese tiempo, o cada 24000 kilómetros (consulta tu tabla de mantenimiento periódico!), o una vez al año si usas sólo la moto en circuito.

Existen dos tipos de líquido de frenos: el base glicol y el base silicona.

El base glicol (DOT3, DOT4, DOT5.1) es higroscópico. Esto significa, así a lo bruto, que es capaz de absorber la humedad (en forma de condensación, por ejemplo) y, una vez licuada (agua) mezclarse con el líquido de frenos, diluyendo este último y haciéndole perder sus propiedades iniciales.

Esto último implica que, si tienes la moto parada en un garaje o parking, los cambios de temperatura ambiental generen algo de condensación en el sistema y acabes con «aguachirri» en lugar de un buen líquido de frenos.

Lógicamente esta disolución provoca que baje el punto de ebullición del líquido de frenos y pierda parte de las propiedades que le otorgan los aditivos.

El base silicona (DOT5) NO es higroscópico. Esto significa que no es capaz de mezclarse con el agua. Bien, ¿No? Pues no sabría que decirte! El agua tiene una densidad mayor que la del líquido de frenos (kg/litro), por lo que al existir condensación este agua, al pesar más… va a parar a la parte más baja del circuito de frenos, es decir, a las pinzas de freno.

¿Cuál es el componente que alcanza mayor temperatura en un sistema de frenos? Los discos y pinzas. ¿A que temperatura hierve el agua? Efectivamente 100ºC. ¿Que pasa si este agua hierve? Bloqueo por vapor! El vapor hace aumentar de manera exponencial la presión en la línea de frenos, por lo que la motocicleta quedará frenada (en el mejor de los casos) sin opción a moverla del sitio.

Es una explicación algo larga, pero creo que vale la pena saberlo y que cambies el líquido de frenos cada dos años (como máximo!!!!).

Acerca de los DOT3, DOT4 y DOT 5.1 (glicol) son compatibles entre si, es decir, se pueden usar indistintamente ya que su principal diferencia es el punto de ebullición.

El DOT5 a secas no es compatible con los anteriores y puede dañar el conjunto de retenes interiores.

Punto de ebullición (seco)Punto de ebullición (húmedo)Composición
DOT 3205ºC140ºCGlicol-éter
DOT 4230ºC155ºCGlicol-éter /
Borato-éster
DOT 5260ºC180ºCSilicona
DOT 5.1260ºC180ºCGlicol-éter /
Borato-éster
Punto de ebullición en seco: Temperatura a la que hierve el líquido recién sacado de un bote nuevo.
Punto de ebullición húmedo: Temperatura a la que hierve ese mismo líquido con un contenido de absorción de agua del 3,7%, es decir, con aproximadamente dos años.

Una alta temperatura en el sistema de frenos no sólo es habitual en circuito. Bajar un puerto de montaña y frenar de manera prolongada, por ejemplo, puede calentar tu DOT4 (el más común) por encima de esos 155ºC… que serán menos si no lo has cambiado en 4 años!

TIP de PRO’s: Estamos hablando de líquidos de freno con un coste muy contenido. Utiliza el 5.1 hombre!!

Asimismo un síntoma de que comienza a estar en mal estado (hierve con mayor facilidad) es lo que los ingleses llaman «fade», nosotros lo entenderemos mejor como desfallecimiento. Esto se traduce en un tacto esponjoso en la maneta de freno a medida que se va calentando (diagnostica bien: el tacto esponjoso es en caliente, no en frio).

Te dejamos un pequeño vídeo de como cambiar tu líquido de frenos de manera rápida y efectiva en nuestro canal de Youtube. (y recuerda darle un like, suscribirte y compartir! :D).

Latiguillos

Para sorpresa de muchos, también tienen un mantenimiento periódico mínimo. Habitualmente son de goma, por lo que el tiempo los deteriora, pierden su elasticidad inicial y acaban aumentando su diametro por dilatación.

Al aumentar el diametro interno se reduce la presión en la línea de freno, por lo que volvemos a encontrar una merma en las prestaciones por uso y paso del tiempo.

Es recomendable utilizar latiguillos «metálicos». No es que sean rígidos, como los de los sistemas ABS, simplemente es un trozo de tubo de goma forrado con una malla trenzada que le aporta cierta rigidez y evita que su diámetro crezca. De ahí el nombre de «inextensibles».

Latiguillos metálicos con bifurcación en T fabricados por JJuan. Crème de la crème.

Cuidado si optas por esta última opción ya que en las ITV’s de nuestro país (centros que realizan inspecciones periódicas a los vehiculos de tracción mecánica en España) consideran la sustitución de los latiguillos de goma originales por unos inextensibles como una reforma de importancia y podrían echarte atrás la inspección.

Recuerda, también, que los inextensibles tienen el alma central de goma y, aunque duran muchísimo más tiempo que los originales, no son eternos…

Retenes, guardapolvos y kits de bomba

Estos son los grandes olvidados. Habitualmente su vida útil recomendada es de cinco años pero prácticamente sólo se utilizan al intentar «salvar» un sistema de frenos. Y en ocasiones ni eso: con decir que el equipo original, tras 8 o 10 años de vida, no vale para nada y que es mejor montar una bomba Brembo, Accossato o unas pinzas Beringer o lo que sea, es suficiente.

Aprovecha para una limpieza general de las pinzas y pistones y sustituye los pasadores de las pastillas de freno. Seguridad, seguridad y seguridad!

Estos componentes, de goma todos ellos, se deterioran con el paso del tiempo. Pierden su capacidad de sellado y se reduce la presión ejercida sobre la linea de freno. Si a esto le sumamos que tampoco se ha cambiado el líquido de frenos… pues es evidente: si ponemos unas pinzas nuevas, sean de la marca que sean, y se cambia el líquido de frenos (necesario para la sustitución de estos componentes) pues claro, la diferencia es abismal.

Recuerda: consulta la tabla de mantenimiento de tu motocicleta y sustituye estos componentes (que seguro que nunca antes lo has hecho si no has sufrido problemas) de manera regular. Te aseguro que es más barato que comprar componentes nuevos!

Pastillas de freno

No ibamos a olvidarnos de ellas, pero las hemos dejado para lo último para que leas hasta el final. Sobre ellas podríamos hablar en otro post de manera mucho más extensa, pero vale la pena destacar unas cuantas cosas.

Las originales (las que venian con la motocicleta) han sido probadas por el fabricante. Esto implica que están libres de problemas de temperatura (se les supone, aunque no en todos los casos es así) y de provocar desgastes excesivos sobre los discos de freno.

Esto implica que si utilizas unas pastillas «pata negra», capaces de ofrecer un coeficiente de fricción mucho mayor que las originales, además de tener una mayor potencia de frenado, puedes original algunos problemas que pueden volverte loco.

El primero de ellos es que a mayor fricción, mayor temperatura. Una mayor temperatura puede causar «fading» y generar pequeñas burbujas en la cara anterior de los pistones. Tacto esponjoso, cambias líquido y sigues igual, cambias bomba y sigues igual…. No hay nada mal! Simplemente esas pastillas generan demasiado calor para el diseño de tu línea de frenos.

Selecciona las que vayas a utilizar con cuidado; no todo es una marca o «las lleva tal piloto y frena cuando ve a Dios»… Tienen que encajar con el conjunto completo.

Si las originales te dan buen tacto y potencia no las sustituyas por unas aftermarket. Curiosamente duran más y su extra-coste se amortiza gracias a su mayor duración. Si tienes problemas de «fade» ya sabes cuáles son las posibles soluciones.

TIP de PRO’s: Siempre que sustituyas las pastillas de freno cambia el líquido de frenos, aunque haga poco tiempo desde el último cambio. Así aseguras que el extra-grosor de estas últimas no haga subir demasiado el nivel de líquido en el depósito del mismo al abrir los pistones.

Discos de freno

El último componente que nos queda por ver. Son de una aleación de acero (si los tuyos son de carbono es que juegas en una liga diferente a tod@s nosotr@s) y también tienen una vida útil.

Esta vida se mide según su espesor: en los rotores del disco de freno viene grabado el espesor mínimo que el fabricante da por bueno. Un espesor menor hará que los pistones de las pinzas tengan que ir mucho más allá del diseño que tienen y te ofrezcan un tacto pobre.

Controla el desgaste y sustitúyelos cuando sea necesario. Su vida útil es muy larga si no has utilizado pastillas de alta fricción (un exceso de calor también puede alabearlos). Tampoco los mojes (como a los gremlins) si están calientes (podrías templarlos y doblarlos!).

Y contempla siempre como primera opción el equipo original. Si finalmente optas por el aftermarket intenta que no sea excesivamente gruesos comparados con los originales, podría provocarte el efecto contrario a un disco desgastado (roce constante y generación de calor de manera ininterrumpida en la línea).

Sea lo que sea, aquí tienes las 5 claves de un mantenimiento de tus frenos impecable. Puede durar lo que no está escrito si sigues estas recomendaciones como operaciones mínimas.

Detalle del interior de una unidad ABS actual. Recuerda: NUNCA debes desmontarlas!

Ahhhh… y no te apures por tu ABS. A no ser que tengas una BMW old school con servofreno, el mantenimiento es exactamente igual. De hecho tu unidad ABS te agradecerá (funcionando como debe) durante mucho tiempo la sustitución del líquido de frenos de manera regular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: