info@motoiservices.com

Maldita electrónica!

Maldita electrónica!

Esta expresión la he escuchado infinitas veces saliendo de las gargantas de los técnicos old school, los mecánicos de «toda la vida».

«Con lo simples que eran antes, y lo bien que iban!» dicen muchos otros al encontrar un problema fantasma en una moto.

Pero esto último no es cierto. Para nada.

Bujías comunicadas, carburaciones imposibles, secuencias de arranque propias de una nave de Star Trek, tiradores de arranque accionados en los semáforos…. si eso lo comparamos con pulsar un botón con un dedo, sin accionar el acelerador, y que la moto arranque asquerosamente bien una y otra vez hasta que muere la bateria, sin ahogos, sin toses, sin humaredas…

Si comparamos el funcionamiento suave de los motores actuales, capaces de entregar un buen puñado de Newton·metro en un rango muy amplio de rpm’s con los motores «de antes», que sólo funcionaban en un rango muy limitado de revoluciones, dando una patada descomunal y sin ningún tipo de control….

Y así podría seguir un buen rato, pudiendo resumirlo con un «no siempre un tiempo pasado fué mejor».

El problema ha sido, y es, la constante falta de información y formación de los técnicos. A principios de los 2000 se pasó de los sistemas de carburación a los sistemas EFI prácticamente con un chasquido de dedos. En 2006 entró en vigor la normativa Euro3, alterando en gran medida estos sistemas EFI, en 2016 la Euro4, en 2021 la Euro 5…. y en 2024 entrará la Euro5+ y los sistemas CAN-BUS en tropel…

Los sistemas evolucionan a rebufo de la tecnología de los coches, asemejándose cada vez más tanto en diagnóstico como en resolución de problemas.

¿Y quién se ha encargado de mantener al día a los técnicos de los talleres? Por una parte las marcas, si es que trabajan con ellas. Pero existen miles de talleres sin vinculación directa con las marcas, por lo que averiguar el funcionamiento y el diagnóstico ha sido más una decisión personal que otra cosa.

En realidad el principio de funcionamiento de un sistema EFI es bastante simple. No voy a explicarlo aquí, pero para encontrar un problema no hay nada más simple que seguir la señal desde origen a destino. Fácil…. si sabes como funciona un sistema EFI de una manera muy básica. Eso, junto con los datos ofrecidos en los manuales de taller (ahora accesibles para todo el mundo bajo pago x consulta) facilitan mucho el trabajo.

Si sabes lo que haces, no hay pérdida. Visualmente puede parecer un caos, pero te aseguro que es mucho más simple de lo que pueda parecer.

Otro modo de solucionar un problema, un quizá el más extendido, es el cambio masivo de piezas de una moto a otra hasta que desaparece el problema. Sin duda es un procedimiento que funciona, pero puede dar algún que otro «problema». En principio parece rápido, fácil (porque no necesitas saber como diablos funciona todo eso) y limpio, pero en la actualidad puedes encontrar ECU’s con llaves codificadas, actuadores que necesitan vincularse a la ECU para que funcionen…. haciéndote perder tiempo y más tiempo.

Sin contar, por supuesto, que el 90% de las averías no proceden de los sensores/actuadores, sino de la propia instalación eléctrica (ya sean pines de conectores, cables pelados, cableado modificado al instalar un gadget electrónico, etc…). Más tiempo. Más dinero perdido. Maldita electrónica!

Vale. Si. Los sistemas de auto-diagnóstico de abordo informan de un problema. Se ha encendido una lucecita. Nos dice cuál es el problema. Fácil.

O no.

Simplemente se encienden por una falta de señal en Euro 3 y 4. Cambias el sensor, todo sigue igual. Conectas un sistema de diagnóstico en base PC esperando que funcione como una bola de cristal. Sigue igual. Te pierdes. Te desesperas. Llamas al teléfono de la esperanza. Más tiempo. Más dinero. Maldita electrónica!

Estos sensores piezoeléctricos tan diminutos son capaces, junto a las estrategias utilizadas por la ECU, de sustituir los enormes caudalímetros usados en los automóviles.

Afortunadamente para ti, si has llegado hasta aquí leyendo, te proponemos un plan para que esto no vuelva a ocurrirte y dejes de gastar horas en diagnósticos que luego no puedes facturar al cliente.

No vamos a darte una solución mágica. Lamento decirte eso no existe en el mundo de la mecánica de las motos. Una vez vi a un mecánico intentar «arreglar» una moto dando golpes de gas, cada vez más fuertes, hasta que la moto salió ardiendo… Eso no funciona.

El plan que te propongo necesita de un poco de voluntad por tu parte. Una hora al día durante dos semanas. O un par de horas al día durante una semana. O como tu prefieras, lo que a ti te vaya mejor y cuando te vaya mejor pero voluntad por aprender.

El plan es nuestro curso de diagnóstico de averías eléctricas on-line.

Vaya, ¿prefieres un curso presencial? ¿Perder uno o dos días? ¿incrementar los gastos asociados al curso con viaje, comidas y horas no facturadas en tu taller?

¿O quizá crees que estas cosas son para «chavales»?

Déjame explicarte algo.

Es la manera más rápida, cómoda y sencilla de aprender algo. Reservate un rato al día para ti. Mira lo que te explicamos. Son vídeos, es fácil. Los hemos hecho especialmente para tí. Prácticos, sin paja, al grano.
Practica lo aprendido en cada unidad en tu taller. Pregúntanos si tienes dudas.

Rápido.

Fácil.

Te aseguramos que verás los progresos en tu manera de diagnosticar desde el minuto 1, y te aseguramos que amortizarás el coste del curso en una o dos reparaciones a lo máximo. Uno de nuestros primeros alumnos del curso fué capaz de amortizarlo el día siguiente de finalizarlo en una sola reparación.

Touché.

No digas que no te avisamos…

2 Responses

  1. Fernando maanuel Sanchez dice:

    Buenos dias como seria y costes un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Habla con nosotros
A %d blogueros les gusta esto: